Get Adobe Flash player
Jueves, 27 de Noviembre de 2014
Inicio de Sesión / Registrarse
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Japanese

Búsqueda

Búsqueda guiada

Haga clic en algún término para iniciar la búsqueda

Categorías

Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos (YPFB)

OPERADOR DEL SECTOR DE HIDROCARBUROS EN BOLIVIA

INTRODUCCIÓN

Yacimientos Petrolìferos Fiscales Bolivianos

Desde que la ley de hidrocarburos 1689 entró en vigencia, Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos asumió la administración de los Contratos de Riesgo Compartido que el Estado boliviano tiene firmados con las Empresas que operan en el sector.

Durante 60 años (1936-1996) la estatal petrolera tuvo el control de toda la cadena de producción hidrocarburífera. De esta forma, el desarrollo de las actividades del sector se mantuvieron bajo la dirección y responsabilidad estatales.

El proceso de "Capitalización" modificó el escenario: YPFB se convirtió en una institución estatal administradora y las empresas privadas (Transnacionales) asumieron la función de operadoras.

Sin embargo, luego del Referéndum vinculante de julio de 2004, pero fundamentalmente por lo ocurrido en octubre de 2003, el Estado boliviano está obligado a diseñar una ley de hidrocarburos que devuelva el papel protagónico a YPFB.

LOS PRIMEROS PASOS

La colonia, los pioneros, las leyes y las concesiones, las comunidades, perforación, primeros trabajos exploratorios, primeras perforaciones, la Richmond Levering, la Standard Oil Co., primeros descubrimientos.

Se tiene evidencia que el petróleo era conocido por los pueblos que originariamente ocuparon el territorio boliviano. Los conquistadores españoles lo llamaron "jugos de la tierra o bitúmenes" y el Padre Alonso de Barba, lo menciona en su obra "El arte de los Metales", Según Rafael Ulises Peláez, fue el capitán Fermín Núñez quien mostró al padre Barba las muestras de estos betunes recogidas a 80 leguas de Tarabuco.

En 1865, Juan Manuel Velarde solicitó extensas concesiones en las provincias de Azero y Tomina en Chuquisaca, posteriormente, en 1867, dos ciudadanos alemanes, Frank Hoskst y Ed Hansen, lograron arrancar al presidente Melgarejo concesiones petroleras en la Prov. Salinas de Tarija. No existe ninguna evidencia que se hubieran realizado trabajos en dichas concesiones.

Hace exactamente cien años, en 1896, Manuel Cuellar descubrió accidentalmente manantiales de petróleo en Mandiyuti. Él y su socio, Ignacio Prudencio, se dedicaron a recuperar el producto y trasladarlo a Sucre, para su comercialización. Al poco tiempo, Prudencio murió trágicamente pero Cuellar siguió adelante y organizó el Sindicato Sucre, para lo cual pidió concesiones al Gobierno, junto con Ernesto Reyes, las mismas que les fueron otorgadas en Chuquisaca en 1899. Posteriormente, junto con otras personas fundaron el Sindicato Sucre y lograron concesiones por un total de 74.400 hectáreas en 1911.

Doce años más tarde Luís Lavadenz, fue otro pionero que descubrió manantiales de petróleo cerca de Saipurú, Santa Cruz, en 1907. Fue nombrado Gerente del Sindicato Sucre y se dedicó a tratar de convencer a los capitalistas bolivianos de participar en un proyecto petrolero, pero no obtuvo receptividad. Por ésto viajó a Europa, donde logró el interés de Percival Farquhar para que se aventurara en Bolivia.

La Farquhar perforó dos pozos, uno en Cuevo (1911) y otro en Charagua (1914), pero ambos tuvieron que ser abandonados por problemas técnicos, sin llegar a los 200 metros de profundidad. Posteriormente Farquhar quebró.

En 1912 Lavadenz volvió a Europa y se entrevisto con Henry Deterding, el todopoderoso magnate de la Royal Dutch Shell, quien se interesó en las concesiones, pero le pidió esperar un año. El desencadenamiento de la Primera Guerra Mundial postergó toda negociación.

Don Luís Lavadenz, también organizó, con capitales chilenos, la "Compañía Petrolífera Caupolicán y Calacoto" en 1913. En 1920, perforaron un pozo en Calacoto, cerca a la estación Gral. Pérez del FFCC. Arica-La Paz, pero la perforación se interrumpió a los 160 metros y nunca fue reanudada.

También Miguel Velasco fue un pionero. Él instaló, en su hacienda Lourdes, en 1915, la primera planta de refinación de petróleo proveniente de la zona de Espejos. La refinería fue construida por Don Percy Bolan, y obtenía gasolina y kerosén así como fuel oil pesado. La producción era comercializada en la ciudad de Santa Cruz, para alumbrado y como combustible de los pocos automóviles que había en ese entonces. El fuel se usaba como lubricante de ejes de carretones. El negocio se acabó, pasada la primera guerra mundial, cuando empezaron a llegar a Santa Cruz combustibles importados a menor precio.

Hacia 1916, se habían otorgado más de 1.7 millones de hectáreas al amparo de la vieja Ley de Minas. En Diciembre de 1916, el gobierno de Ismael Montes, dictó la Ley de Reserva Fiscal, con lo que se terminaron las concesiones indiscriminadas de tierras para exploración petrolífera.

Por esta razón entre 1912 y 1919, se constituyeron en Chile, numerosas "Comunidades Petroleras", con la compra, por parte de influyentes personalidades chilenas, de la mayoría de las concesiones otorgadas a ciudadanos bolivianos.

Así se constituyeron: la Comunidad Petrolífera “ La Blanca" con 500.000 Has., La Comunidad Petrolífera “Santa Cruz”, con 545.000 Has., la Comunidad Petrolífera “Poderosa”, con 700.000 Has., la Comunidad Petrolífera “Lagunillas” con 399.850 Has. y la Comunidad Petrolífera “Preliminar” de Calacoto con 3.473 Has. Posteriormente todas estas Comunidades vendieron sus derechos a William Braden.

En fecha 24 de Febrero de 1920, el Presidente Gutiérrez Guerra dictó una nueva Ley levantando la Reserva Fiscal. A los pocos días de aprobada, el gobierno adjudicó a la Richmond Levering y a Jacobo Backus, sendas concesiones de un millón de hectáreas cada una, sujetas a contratos firmados de acuerdo con la Ley en vigencia.

El 12 de Julio de 1920, fue derrocado el gobierno de Gutiérrez Guerra y se hizo cargo del gobierno Don Bautista Saavedra quien en fecha 20 de Junio de 1921 sancionó la Ley Orgánica del Petróleo. Esta nueva Ley fijó en l00.000 Has. el área máxima a ser concedida. Creó una reglamentación para el pago de patentes que se incrementaban en forma progresiva con el tiempo y estableció una regalía del 11 %.

En fecha 3 de Marzo de 1921, un año después de haber obtenido la concesión, Richmond Levering transfirió a la Standard Oil de New Jersey todos los derechos sobre dicha concesión, a espaldas del gobierno boliviano.

La Standard Oil creó su filial boliviana en fecha 16 de Noviembre de 1921.

La Standard Oil empezó a presionar al gobierno para que reconociera la transferencia y firmara un nuevo contrato. Fue en estas circunstancias que el notable Senador por La Paz, Abel Iturralde, merecidamente llamado por don Moisés Alcázar "El Centinela del Petróleo Boliviano", conocedor como pocos de la problemática petrolera y de las intenciones de la Standard, levantó su solitaria voz en defensa de los recursos de la Patria.

De acuerdo al criterio de Iturralde, la concesión a Richmond Levering era nula porque el Decreto correspondiente había sido firmado solamente por el Presidente Gutiérrez Guerra y uno de sus ministros y no por todo el gabinete como manda la Ley. Además, si la Ley establecía un área máxima de concesiones de 100.000 hectáreas, no era posible otorgar una concesión diez veces mayor. Lastimosamente, las palabras de Iturralde no fueron atendidas.

El 25 de Julio de 1922, el gobierno "aprobó" la transferencia de Richmond a Standard y firmó con esta última un contrato que en muchos puntos era más desventajoso que el firmado anteriormente con Richmond. La Standard Oil, además, adquirió de William Braden todas las concesiones que él había comprado de las Comunidades Petrolíferas arriba nombradas llegando así a poseer un área que según Sergio Almaráz llegaba a los 7 millones de hectáreas.

La Standard inició sus trabajos en la serranía del Candado, descubriendo petróleo en Bermejo a mediados de 1924. Posteriormente, perforó en otras estructuras, descubriendo hidrocarburos en Sanandita (1926), Camiri (1927) y Camatindi (1931). Instaló dos refinerías en Sanandita y Camiri, pero la guerra del Chaco interrumpió sus trabajos. En total la Standard perforó 30 pozos de los cuales 18 fueron exploratorios. La Standard nunca tuvo intenciones de desarrollar la industria petrolera en Bolivia. Aparentemente, lo que buscaba era conseguir mercados futuros y asegurarlos. El inicio de Guerra del Chaco, su comportamiento frente a ella y la caducidad de su concesión a raíz de los acontecimientos, frenaron este propósito.

Terminada la contienda, en 1935, La Standard fue acusada de haber contrabandeado petróleo a la Argentina, de haber tenido problemas con el pago de patentes y haber mostrado una actitud muy antipatriótica durante el conflicto bélico con el Paraguay. Por estas razones, El Gobierno Boliviano, decretó la caducidad de sus concesiones el 13 de Marzo de 1937 y todas sus instalaciones fueron traspasadas a la recientemente creada empresa fiscal Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos.

LA GUERRA DEL CHACO

La década de los treinta fue una década fundamental en la vida de la nación y en el desarrollo de nuestra industria petrolera. En esta década se sucedieron tres hechos fundamentales: La Guerra del Chaco, la creación de YPFB y la caducidad de la concesión la Standard Oil Co. of Bolivia y el correspondiente traspaso de sus bienes a YPFB.

Fue en 1931 cuando se realizó un nuevo intento de perforar un pozo. La Compañía "Águila Doble", formada enteramente por capitales bolivianos, empezó a perforar el pozo Caluyo-l en el departamento de Cochabamba, pero fracasó en su intento. El pozo fue abandonado a los 160 mts. de profundidad.

La disputa con el Paraguay, sobre el Chaco Boreal, se remontaba a épocas coloniales. Diferentes tratados adjudicaban diferentes partes del territorio a uno y otro país, sometiendo ciertas zonas al arbitraje. La guerra estalló a raíz de la toma, por parte de tropas bolivianas, de la Laguna Chuquisaca, o Pitiantuta, que posteriormente fuera recuperada por el ejército paraguayo.

Esta guerra costó al país más de cincuenta mil vidas, que fueron sacrificadas por la defensa de un terreno hostil y deshabitado.

240.000 Km2 de territorio totalmente desvinculado de nuestros centros urbanos, sin caminos ni comunicaciones, donde fueron muchachos sin entrenamiento, y mal equipados para la hostilidad de la naturaleza que les esperaba.

Este conflicto bélico, dejó una profunda huella de frustración en las generaciones post-Chaqueñas.

La guerra del Chaco tuvo la virtud de descubrir todas las lacras de nuestra idiosincrasia. El pueblo combatiente sintió en carne propia la irracionalidad de la sociedad boliviana.

Terminada la contienda no se encontraba una razón que justificara tan absurda lucha. Fue así, que este pueblo combatiente, fue tomando conciencia de los supuestos y los prejuicios que amenazaban a la nación, entre los que se destacaba la incapacidad de un sistema que permanecía impasible frente al despojo de los recursos naturales bolivianos tanto por parte de la oligarquía minera, como por la insolencia de la Standard Gil. El objetivo inmediato, era transformar y cambiar la sociedad vigente.

Intelectuales de gran visión bolivianista, entre los que sobresalían, Carlos Montenegro y Augusto Céspedes, a través de publicaciones de prensa, libros y foros, fueron revelando en forma permanente, las causas del atraso, de las frustraciones y desenmascarando a quienes se beneficiaban de la explotación minera e hidrocarburífera.

De esa manera se logró una doctrina que se hizo carne en la generación de la post -guerra.

Todas las manifestaciones de la cultura promovían corrientes nacionalistas, en defensa del Patrimonio Nacional y de los recursos naturales. Todo esto se manifestó políticamente en “la revolución nacional de 1952”; hecho que había de cambiar estructuralmente los sistemas de administración en Bolivia.

DÉCADA DE LOS 40

Planes de desarrollo de YPFB y mejoras en la tecnología de Perforación, construcción de refinerías y oleoductos.

La Década de los 40 constituye para YPFB una etapa de transición de la joven empresa. Escasa de fondos y de personal, con grandes planes y con equipos rudimentarios; una Empresa destinada a desarrollar una actividad nueva y cuyos resultados se esperaba fueran fructíferos.

Sus directivos estaban empeñados, en primera instancia en la búsqueda de recursos humanos, técnico-administrativos para el control de los campos heredados y la continuidad de los trabajos exploratorios.

Primero se contrataron técnicos extranjeros indispensables y luego, se pensó en la preparación de personal nacional.

Los campos eran de pequeña producción alejados de los centros de consumo y muy lejos de poder satisfacer la demanda interna.

Por otro lado Yacimientos se vio nuevamente sujeta a acechanzas, boicot y una campaña de desprestigio sistemático de parte de lo que se dio en llamar la rosca minera que no veía con buenos ojos que una riqueza tan apetecible como es el petróleo fuera manejada por el Estado.

YPFB a pesar de estar tan limitada, contando con el escaso material y equipos obsoletos que había dejado la Standard, consiguió perforar en Sanandita y Bermejo, logrando producciones que no se habían obtenido antes. Otro aspecto importante se dio con la llegada de la Misión Bohan a Bolivia como consecuencia del arreglo del Estado con la Standard Oil. Por este arreglo Bolivia le reconoció una indemnización, contraria a toda norma legal, de 1.750.000.-$us., con el pretexto de compra de planos, estudios e informes de los campos bolivianos, que la Standard retenía indebidamente en su poder.

Esta Misión llegó a Bolivia a fines de 1941 y permaneció seis meses, elaboró un diagnóstico de la situación económica dirigido a crear las bases de la industria agropecuaria. En cuanto a la industria petrolera hizo un análisis completo y recomendó entre otras cosas:

* Desarrollar los campos petrolíferos probados.

* Buscar nuevas reservas ampliando la actividad exploratoria.

* Construir medios de transporte que abaraten los precios de los productos del petróleo en el mercado nacional.

* Satisfacer la demanda interna y, si era posible, dedicarse a la exportación.

Por su parte, YPFB elaboró su propio plan que consistió en:

* Ampliar perforaciones en Camiri.

* Construir un oleoducto hasta Oruro, donde también se construiría una refinería.

Este plan fue rechazado por la Corporación Boliviana de Fomento, organismo de reciente creación, destinado a la fiscalización de los créditos que se otorgarían en función del informe Bohan, y entregado para su revisión a un técnico norteamericano, contratado para este fin, quien propuso otro plan con los siguientes lineamientos:

* Perforación de 45 pozos en Camiri, Sanandita y Bermejo.

* Construcción de un Oleoducto entre Camiri y Santa Cruz.

* Construcción de una Refinería en Santa Cruz.

El plan revisado y aprobado por el Export Import Bank autorizó la asignación de un crédito de $us 5.500.000.-, que no llegó a ejecutarse plenamente debido al golpe de estado de 1943. Se estima que solamente se invirtieron aproximadamente $us.2.000.000.-, abarcando únicamente la parte de perforación, no se pudo avanzar ni en la construcción del oleoducto y ni en las refinerías.

En el año 1942 se puso de nuevo en producción el campo Bermejo y con los primeros desembolsos de este crédito se compraron dos equipos rotativos accionados por vapor que se los destinó a este campo. Para su operación, se contrató "Tool Pushers" y perforadores de nacionalidad norteamericana. Más adelante en 1946, estos equipos se trasladaron a Camiri y operaron con personal totalmente boliviano.

Entre los años 1943-1944, se proyectó y se construyó en Bermejo una refinería con capacidad de 100 barriles por día (BPD). El diseño de la planta lo realizó el Ing. Guillermo Elder y la fabricación de los equipos fue realizada en los talleres de la Refinería de Cochabamba bajo la dirección del Sr. Landy Schatzle. Posteriormente se hicieron ampliaciones.

Durante el gobierno del Presidente Gualberto Villarroel, YPFB vio la necesidad de actualizar el crédito con el Export Import Bank para un programa, de largo aliento, destinado a incrementar la producción, la capacidad de refinado y cambiar el sistema de transporte de productos de ferrocarril o camión a oleoductos con el fin de abaratar costos y entregar al país un producto barato.

El gobierno del Presidente Villarroel dio todo su apoyo al proyecto, para su presentación en Washington y su financiamiento por el Export Import Bank.

El proyecto estaba concebido en la siguiente forma:

1.- Desarrollo del distrito Camiri, con 20 pozos $us. 1.870.000

2.- Perforación en Guairuy y Mandeyapecua. $us. 200.000

3.- Construcción oleoducto 6 5/8" Camiri-Cochabamba, 525 Km., 5 estaciones de Bombeo $us. 6.550.000

4.- Refinería Topping-Reforming en Cochabamba con capacidad de 5000 BPD. $us. 4.150.000

5.- Refinería Topping en Sucre, capacidad 1500 BPD y ramal oleoducto $us. 800.000

Imprevistos $us. 500.000

TOTAL $us. 14.150.000

La financiación se realizará en la siguiente manera:

a) Export Import Bank $us. 8.500.000

b) Banco Central de Bolivia $us. 5.000.000

c) William Brothers Corp. $us. 650.000

TOTAL $us. 14.150.000

DÉCADA DE LOS 50

Etapa de oro de YPFB , descubrimiento de la Sararenda, autoabastecimiento de carburantes, código de petróleo, industrialización, contratos de operación, creación, del “Departamento Sur Exploración”.

La Década de los 50 para YPFB se caracterizó por dos aspectos fundamentales que tienen que ver con el desarrollo y avance tecnológico y cronológicamente se sitúa en dos periodos: 1952 -1955 y 1956 -1961.

El primer período, conocido como" La Etapa de Oro de YPFB", constituyó uno de los más importantes y determinantes en la economía nacional de los años 50. En este período se vieron los resultados del trabajo preparatorio de los años anteriores y con el advenimiento del gobierno del Movimiento Nacionalista Revolucionario (MNR) en 1952, el apoyo y refuerzo económico, le permitió dar pasos firmes hacia el incremento de su producción petrolera y el descubrimiento de nuevos campos.

En efecto, con los casi dos millones de dólares que recibió del gobierno, YPFB compró cuatro equipos rotatorios de perforación, con motores a diesel, material tubular y equipos, adicionales para la perforación de veinte pozos en el campo Camiri.

En 1947, YPFB había descubierto el pequeño campo de Guairuy, pese a eso, hasta el año 1953, apenas podía cubrir entre el 50% y 25 % del consumo nacional; el resto había que importarlo, lo que constituía en una fuga de divisas estatales. El descubrimiento de la Arenisca Sararenda, en el campo Camiri, en 1953, determinó que el año 1954, pasará a la historia del país como "El año del Petróleo".

Se consiguieron los más halagüeños resultados logrando por primera vez el auto abastecimiento de carburantes y transformándonos de país importador en exportador de petróleo. La producción petrolera alcanzó volúmenes que sobrepasaban en mucho los valores de años anteriores, asegurando el abastecimiento nacional de productos de petróleo. Fue durante 1954 que, al perforar en profundidad en el campo Camiri, se descubrió la arenisca Santa Anita, de gran potencial productivo, cuya existencia fue comprobada sobre una parte considerable de la estructura. Posteriormente se vio que esta arenisca era un sobre-escurrimiento de la Sararenda producida por una falla que la dividía en dos. Se descubrieron también otras areniscas más profundas que aumentaron las reservas probadas de YPFB.

El autoabastecimiento total obtenido en el año 1954, representó para Bolivia un ahorro de aproximadamente 8 millones de dólares provenientes de la no importación de carburantes. Simultáneamente, los oleoductos y refinerías comenzaron a trabajar en forma normal, eliminando la capacidad ociosa y completando los tiempos de funcionamiento. Una vez logrando el autoabastecimiento de hidrocarburos se intensificó la exploración, destinándose dos equipos de explotación para la perforación exploratoria.

Un avance importante en esa época significó la creación, en 1953, del departamento sur de exploración con sede en Camiri, que posteriormente se convertiría en la Gerencia de Exploración. Fueron los Doctores en Geología Félix Celso Reyes, Herman López M. y el Ing. Reynaldo Muñoz Reyes, bolivianos, junto a los técnicos europeos Víctor Honcharenko y el Dr. Andrés Hunterslatter, los primeros profesionales de exploración.

Con la incorporación de los Doctores Enrique Tomás Mauri y Eduardo Padula, se vio reforzado el cuerpo técnico de Exploración, desempeñando sus funciones en las serranías del Aguarague, Iguiraro y Guairuy.

A principios del año 1954, el Dr. Padula se hizo cargo de la Jefatura del Departamento de Exploración en lugar del Dr. Mauri, quien fue promocionado a la ciudad de La Paz para organizar la Gerencia de Exploración junto con el Dr. Celso Reyes.

También a comienzos del año 1954, se contrataron los servicios de compañías para el relevamiento geofísico en las llanuras del Chaco boliviano, una gravimétrica y otra sísmica.

La Brigada Gravimétrica No. 31 de Servicios Geofísicos S.A. de México contaba, entre su personal, con cuatro técnicos mexicanos y seis nacionales, el resto del personal formado por chóferes, alarifes y brecheros alcanzaba a un número de 60 aproximadamente. Esta Brigada en el lapso que duró su contrato cubrió un área de 73.000 Km2. con 27.000 Kms. de líneas gravimétricas abarcando el relevamiento de áreas del chaco boliviano (Frontera con el Paraguay), oriente y altiplano bolivianos (frontera con el Perú).

La Brigada Sísmica No.21 de Lamexco -mexicana- americana, realizó un revelamiento sísmico en el área del Chaco. Debido a resultados poco satisfactorios esta Brigada fue reemplazada por la Brigada sísmica No.27 de United Geophysical Company.

En 1954 el Ing. Enrique Mariaca inició la técnica de la perforación direccional destinada a optimizar y bajar costos, particularmente en serranías como Camiri donde la construcción de caminos y planchadas significaba grandes inversiones y pérdida de tiempo. En Camiri dio excelentes resultados.

En febrero de 1955, se creó la Gerencia de Exploración a la cabeza del Dr. Enrique T. Mauri, y se convirtió en Distrito Sur de Exploración el departamento de Geología. Se contrataron los servicios de los Doctores Guillermo Kely, Anielo Russo, Eduardo Arigos y N. Flores, los mismos que se hicieron cargo de las primeras Brigadas de Exploración.

Con la creación de la Gerencia de Exploración, en febrero de 1955, YPFB, contrató personal técnico especializado; uno de ellos fue el Ing. Andrés Ramírez Becerra, geofísico graduado en USA que en 1956, organizó la Primera Brigada Gravimétrica nacional, con personal íntegramente boliviano.

En el área de Bermejo se descubrió, en 1954, el campo Toro, que compensó la declinación del campo Bermejo. Se perforó un segundo pozo en Mandeyapecua sin lograr objetivos definitivos puesto que las dificultades tecnológicas de la época eran grandes, por lo que se abandonó la perforación en este campo hasta más adelante.

Posteriormente, en el año 1956, el Dr. Padula reemplazó en la Gerencia de Exploración al Dr. Mauri quién se alejó de YPFB para organizar su propia oficina de Consultoría en la ciudad de La Paz.

El Ing. Reynaldo Muñoz Reyes se hizo cargo del departamento de exploración en Camiri y posteriormente, en 1958, el Distrito Sur de Exploración fue cambiado a Villamontes a cargo del Dr. Hernán López Murillo.

Los trabajadores de campo de la Brigada Gravimétrica No. 32 en el área señalada fueron realizados en una campaña que duró 9 meses y consistió en: apertura de picadas, relevamientos topográficos y observaciones con el gravimétrico Worden, adquirido para esos trabajos.

Los resultados del relevamiento gravimétrico mostraron buenas perspectivas en esa zona y posteriormente, cuando la Bolivian Gulf Oil Co. contratista de operación del área Colpa-Caranda, solicitó a YPFB dicha información se les otorgó en calidad de venta por $us. 30.000.-

Por todos es conocido que esta compañía, a los pocos años anunció el descubrimiento de Caranda y Colpa como de gran potencial de petróleo y gas natural.

La primera Brigada Sísmica de YPFB fue organizada a órdenes del Ing. Juan Manuel Suárez R., Geofísico graduado en la Universidad de Oklahoma USA, y de los ingenieros Freddy Torrico y Guido Casso, como ayudantes de brigada la que se denominó Brigada Sísmica No.23.

Su primer trabajo fue el relevamiento de una línea sísmica en el área La Vertiente de Tarija, hoy en explotación por la Compañía Tesoro. Lo destacable es el hecho de que esta brigada no disponía, en un principio, de tractores para la apertura de brechas y se tuvo que proceder a pulso, vale decir, a plan de hacha y machete.

La apertura de brechas a mano para la producción de líneas registradas bajó los costos en más del 50% en relación a las brigadas a contrato. Este antecedente sirvió para justificar la adquisición de otro equipo sismográfico portátil, para áreas difíciles, organizando se de esa manera la Brigada Sísmica No. 24

En 1954 se inició la construcción del Oleoducto Camiri-Yacuiba, proyectado para transportar 2500 BPD. Inició su operación en 1955, con la exportación de petróleo crudo a la Argentina. Debido al incremento de volumen de dicha exportación se construyeron líneas paralelas. La línea original fue diseñada y construida por William Brothers, el cálculo y diseño de las paralelas, por el Ing. Gastón Prudencio, la construcción por el Ing. Walter Columba y el Sr. Alfredo León Laguna.

Las características principales de este oleoducto son:

Longitud 233 Km., 189 Km. de paralelo, diámetro 6" y capacidad 12.000 BPD. El sistema cuenta con una estación de bombeo de Tigüipa y opera en ambas direcciones.

El proyecto de pre-factibilidad de la planta de gas de Camiri, fue presentado por el Ing. Enrique Mariaca, en 1955, buscando dos objetivos fundamentales: secado del gas, es decir extracción de gasolinas y licuables e inyección de gas seco a los reservorios. Posteriormente en 1957, se firmó un contrato con NORICAN, empresa que se hizo cargo de la ingeniería de detalle, la construcción y la puesta en marcha de la planta. La supervisión siguió a cargo de técnicos de explotación. De la Gerencia Industrial, trabajaron en su construcción los Ings. José González C., Alfredo Crespo, Landi Shaltze, técnicos; Vicente Navarro, Luís Oropeza, y otros.

En 1956, inició sus operaciones el Poliducto Cochabamba-Oruro- La Paz, transportando, desde la refinería de Cochabamba: gasolina, kerosén, diesel oil y fuel oil.

En 1958, fue construido el Oleoducto Camiri -Santa Cruz, cuyo cálculo y diseño los efectuó el Ing. Guillermo Elder y la dirección y supervisión de la construcción la realizaron los ingenieros Pablo Fuertes, Carlos Casso y Sr. Felipe Michel. Sus características principales son: longitud 258 Km., diámetro 4" y capacidad 4.000 BPD. Inicialmente transportó petróleo crudo, posteriormente en 1979, se invirtió el flujo y se transformó en poliducto mediante el cual se abasteció el sur del país.

Oleoducto Sica Sica-Arica

También en 1958, se concluyeron las negociaciones entre los gobiernos de Bolivia y Chile y se suscribieron las notas reversales por las que Chile concedió un derecho de vía para la línea, terrenos en Arica para la instalación de la terminal y en otro lugar más próximo a la playa, para el tanque de lastre. También se obtuvo el derecho necesario para la línea submarina y amarre de los barcos. En 1959 se consiguieron terrenos en Puquios, Pampa Ossa y San Martín para la Construcción de las estaciones reductoras.

En 1958, la empresa William Brothers, que realizó el estudio y diseño del ducto, inicio la construcción del mismo instalando una estación de bombeo en Sica -Sica; la línea tiene una longitud de 346 Km. Los primeros 276 Km. tienen un diámetro de 10" y los restantes 70 Km., de 8", su capacidad es de 20.000 BPD.

En 1958, la obra más importante del Dpto. de Ingeniería Civil fue la terminación del edificio central de YPFB, estructura de 11 pisos, sótano y azotea. La obra fue proyectada y construida por la empresa López Videla; por parte de YPFB, la supervisión estuvo a cargo del Departamento de Ingeniería Civil.

Código del Petróleo

La segunda mitad de la Década de los 50, se caracterizó por la promulgación de este Código, instrumento legal de gran trascendencia que, al margen de las consideraciones políticas que pueda implicar, representó para el país una apertura franca a la inversión privada extranjera en la explotación petrolera que, por otra parte, restaba posibilidades de desarrollo a YPFB al confiscarle privilegios que antes tenía. De esta manera, proclamando la política de puertas abiertas, el gobierno del Presidente Paz Estenssoro, el 6 de octubre de 1955, promulgó el Código del Petróleo, derogando la Ley de 20 de junio de 1921 y levantando la reserva fiscal como la forma para atraer a los capitales extranjeros privados.

Se esperaba que, merced a la liberalidad de este Código, con las facilidades que se daba a los inversionistas privados, ingresarían al país capitales que hicieran posible una explotación intensiva de los hidrocarburos bolivianos.

En los 13 años que duró el Código ingresaron al país 14 compañías petroleras, de las cuales 8 culminaron con perforaciones, descubriendo 2 de ellas 7 campos nuevos, Madrejones (Bolivian Dil Co.) y Caranda Colpa; Río Grande, La Peña, Palmar y Santa Cruz ( Bolivian Gulf)

Contratos de Operación Conjunta

En mayo de 1956, Yacimientos suscribió un contrato de operación conjunta con Bolivian Gulf Co., mediante el cual YPFB, entregaba 1.500.000 hectáreas de su zona exclusiva, para que la Gulf explore buscando hidrocarburos, dándole 4 años de plazo para ésto. Pasados estos 4 años, la Gulf podía seleccionar un área total de 450.000 hectáreas para iniciar la etapa de explotación.

Entre otras condiciones, la compañía estaba obligada a perforar 5000 mts. por cada 100.000 hectáreas en la etapa de explotación. Si se llegara a obtener producción, el Estado tendría una participación del 11 % como regalía y 19% como impuesto único calculados sobre el total de la producción bruta.

En forma similar y bajo las mismas condiciones, se firmó otro contrato con Chaco Petroleum, compañía que se subrogó el contrato con Mc Carthy.

Contrato Madrejones

En mayo de 1957, respaldado por el Código del Petróleo, el Gobierno del Presidente Siles, convocó a licitación pública para adjudicar un contrato de operación conjunta en la zona de Madrejones ubicada en la parte sur del área subandina en la frontera con la República Argentina.

Como quiera que en ese tiempo el tema hubiera dado lugar a informaciones y especulaciones de toda índole, la opinión pública, en su generalidad, creía que se trataba de uno de los yacimientos más ricos en petróleo y que se lo estaba entregando alegremente.

Se conocía que en el lado argentino, en Madrejones y en Campo Durán, YPF Argentino estaba explotando yacimientos muy productivos en estructuras que correspondían a las del sector boliviano, haciendo perforaciones profundas.

A la licitación se presentaron 5 compañías: Gulf, Fish, Madlener Cristiansen, Gil and Gas Propeny y Management y Petrofina, de las cuales quedaron 4 habilitadas.

El gobierno, a fin de mejorar las ofertas, convocó a puja abierta y la compañía Fish ocupó el primer puesto, siendo por tanto elegida. Para la firma del contrato, Fish se unió a las compañías North American Utility, Tipsa Srl. y Petroleum Machinery y entre las cuatro fundaron la Bolivian Oil Company con la que se firmó el contrato de operación conjunta.

Este contrato otorgaba a YPFB una participación de 50% sobre la producción bruta de petróleo o de gas comerciables, además un premio de $us. 1.500.000 para el Estado, un adelanto a cuenta de participaciones sobre producción futura de $us. 2.500.000 un préstamo por valor de $us. 12.000.000 para el Estado, parte del mismo iría a YPFB.

Es, sin duda, el mejor convenio que YPFB habría firmado sujeto al Código del Petróleo. Lo lamentable fue que, debido a la declinación prematura de los pozos, el campo no duró mucho, frustrando las expectativas tanto del Estado como de la compañía contratista.

Industrialización

En 1953, se inicio la construcción pe la primera planta de lubricantes, en los predios de la refinería Lubol, que era en principio, una sociedad mixta entre YPFB y particulares. Se puso en marcha en 1957, e inicialmente contó con la asistencia de la empresa Veedol de USA, en cuanto a especificaciones para aceites automotrices e industriales. En 1959, pasó a propiedad de YPFB en un 100% y se lanzaron al mercado los aceites con la sigla de YPFB. Adicionalmente a los aceites se producía parafina.

En 1956, se puso en funcionamiento la fábrica de envases con la siguiente capacidad: 400 tambores de 200 litros en 8 hrs., 900 tambores de 60 litros y 1.600 tambores de 20 litros en 8 hrs. En años posteriores se amplió la fábrica para litografiar la plancha a colores y fabricar envases de 1 y 4 litros. En 1962, se dio inicio al re-acondicionamiento de tambores de 200 litros. La producción total de la fábrica se la destinó inicialmente al transporte de productos carburantes al interior del país, posteriormente, también para envasar aceites y grasas.

A partir del año 1952, se instalaron las llamadas refinerías de bolsillo en las estaciones de bombeo de Monteagudo, Rosal, Tarabuquillo y Villa-Villa del Oleoducto Camiri-Cochabamba ramal Sucre. Estas prácticas mini-destilerías tenían una capacidad de 25 -30 BPD.

DÉCADA DE LOS 60

Situación crítica de YPFB , financiamientos, fracturamiento “gas lift”, nuevos campos: Monteagudo, Tatarenda, Naranjillos, Arpel, Yabog, CTP, nacionalización de la Gulf, ampliación de refinerías.

La década de los 60 estuvo caracterizada, al comienzo del período, por algunos hechos que configuraban un estancamiento en el desarrollo de YPFB, debido a la falta de cooperación del gobierno y a la política inflacionaria que a fines de la década del 50 soportó el país y descapitalizó a YPFB.

La Memoria de YPFB de 1960, analizando la crítica situación -que en ese año fue la más aguda-, resume las consecuencias de la siguiente manera:

1. Menos disponibilidad de divisas

2. Mayores costos de Operación

3. Precios bajos de sus productos en el mercado interno

4. Tardía recuperación de créditos otorgados

En 1960, la Bolivian Gulf, descubre y pone en producción el campo de Caranda y la Bolivian Oil pone en producción Madrejones.

La caída en la producción, iniciada en 1957, se acentúo en 1962, cuando los volúmenes producidos no alcanzaron a cubrir el consumo interno. En 1962, la producción cayó en 22% debajo del consumo nacional.

En 1961, el Dr. Celso Reyes se hizo cargo de la Gerencia de Exploración y ese año una Brigada Gravimétrica y otra Geológica exploraron el área del Altiplano, en la cuenca de Copacabana, cercan a la parte peruana de Pirin, donde los peruanos explotaban Petróleo.

También a comienzos de 1961, con el fin de contrarrestar la caída de producción de Camiri, se vio la necesidad de conseguir un crédito de Organismos Internacionales como el BID, el Eximbank y el Banco Internacional de Fomento y Desarrollo, para comprar materiales y repuestos para mantenimiento y re-acondicionamiento de pozos, para la Planta de Gas, para fracturamiento hidráulico y otros, cuyo monto ascendía aproximadamente a 2.500.000$us.

Posteriormente, considerando un alcance mayor para la solicitud del crédito y por consejo de los entes financiadores, se amplió el plan anterior a perforaciones en el área de Caranda (sector YPFB), Mantenimiento y Operación de Refinerías y Oleoductos, Equipos de Transporte, Flete, Seguros y otros que totalizaron $us. 10.000.000.-

Para la aceptación del Crédito había que cumplir con varios requisitos entre ellos, la evaluación de YPFB por una compañía de prestigio internacional como De Golyer Mc Naughton, la misma que elaboró, en 1961, un informe que acreditaba la eficiencia de YPFB y sus métodos de trabajo como altamente calificados, lo que constituyó un reconocimiento internacional de que YPFB, operaba como una EMPRESA PETROLERA EFICIENTE.

Este informe favorable fue decisivo para la concesión del crédito por la Internacional Cooperation Administration (ICA), dentro del programa Alianza Para el Progreso. La adquisición de materiales y equipos con este crédito, debido a la terrible burocracia de este organismo internacional, tuvo retrasos considerables que desvirtuaron completamente el carácter de urgencia pues los insumos y equipos llegaron a Bolivia, entre 1962 y 1965.

En 1962, se inició un programa de fracturamiento hidráulico en Camiri, para el cual se contrataron los servicios de la compañía Dowell Schlumberger que instaló sus laboratorios en Camiri. Se formó un equipo de Fracturamiento en el Departamento de Producción.

En base a los datos obtenidos de los pozos, se realizaban las evaluaciones correspondientes y, se elegían los pozos más adecuados; luego se procedía a efectuar todas las fases de esta técnica; limpieza con ácido, estimulaciones y fracturamiento hidráulico obteniéndose excelentes resultados. De esta forma se llegó a duplicar la producción del campo Camiri, lo que se vio reflejado al año siguiente, en un aumento de la producción nacional.

Otra técnica que se adoptó esos años en el Departamento de Producción de Camiri, fue la de Gas Lift, que es un proceso de bombeo neumático para extraer petróleo de pozos que no tienen la suficiente energía de fondo para surgir por sí mismos. El gas seco provenía de la Planta de Gas de Camiri.

Igual que en los fracturamientos, se logró incrementos de producción, notables.

Sin embargo estas nuevas técnicas, que posteriormente se usaron y se usan en otros campos, no fueron suficientes para contrarrestar la declinación de la producción de Camiri. Era necesario buscar nuevas estructuras, nuevos reservorios; por ésta razón se dio mayor cobertura a la exploración en el área de Santa Cruz. Se perforó en La Guardia, Terebinto, Naranjillos y Abapó con resultados poco convenientes, aunque se obtuvo buena información geológica.

En 1962 se creó la División de Gas en la Gerencia de Refinerías y Oleoductos, con el objeto de estudiar posibilidades de uso alternativo de gas para sustituir líquido. Como primera tarea se inició un estudio para proveer de gas a la ciudad de Santa Cruz para consumo industrial y doméstico.

Por otro lado, YPFB contrató a empresas especializadas como American Consulting, Petrol Chemical y Kellos para la elaboración de proyectos de instalación de Plantas de Fertilizantes, Nitrogenados y Explosivos.

En 1964 se descubrió petróleo y gas en Bulo Bulo, Tatarenda y Naranjillos. Ese año se cerró Sanandita.

En 1966, prosiguiendo con trabajos exploratorios en regiones de las Sierras Subandinas se perforó el pozo Monteagudo-1 de tipo estratigráfico, sin embargo el mismo dio buenos indicios de gas y petróleo abriendo grandes perspectivas para entrar a extensas áreas de la región sur oriental del país.

En 1967 el pozo Monteagudo-5 al alcanzar los 1.770 mts. de profundidad logró atravesar importantes reservorios como Piraimiri y se logro descubrir el que luego fuera el más importante campo petrolífero descubierto por YPFB en la década. Ese año también se descubrió San Alberto en Tarija.

El desarrollo del Campo Monteagudo significó la concentración de personal, equipos y maquinaria más grande registrada en la historia de YPFB, para un campo de explotación: cinco equipos de perforación, trabajando simultáneamente, y variados equipos de re-acondicionamiento y reparación, obligó durante muchos meses a tener 12 ingenieros residentes, permanentes en el campo, pues éste había crecido vertiginosamente como nunca antes lo había hecho campo alguno en Bolivia.

Utilizando la técnica de perforación direccional, mejorada con los adelantos de la época, se perforaron algunos pozos en el Campo Monteagudo.

Cabe recordar que cuando se produjo el descontrol del Pozo MGD-7 (1968) después de variados intentos en los que se emplearon recursos técnicos y servicios de empresas especializadas, por varios meses, se decidió que la única forma de controlarlo era perforando pozos direccionales para interceptar al pozo a cierta profundidad y así poder ahogarlo con fluido pesado. Eso se hizo y según relataba el lng. residente de ese tiempo, Mario Femández, se ubicaron tres posiciones, de acuerdo con la topografía tan complicada de esas serranías, aproximadamente a 1200, 900 y 500 metros de distancia del pozo MGD-7. Se perforaron simultáneamente dichos pozos dirigidos al mismo objetivo, los dos primeros no pudieron interceptarlo pasando a corta distancia, pero el tercero sí, logrando un éxito sin precedentes, puesto que desde ese lugar se pudo bombear el fluido que finalmente ahogó el pozo.

Otros importantes descubrimientos de Exploración-Explotación fueron: en el Distrito Centro, los Campos Santa Cruz y Yapacaní. En el área Bermejo se descubrió el Campo El Tigre.

En 1964, en la Refinería de Cochabamba, se llevó a cabo, con personal propio de la empresa, una remodelación total de la Planta de Lubricantes tendientes a mejorar la calidad de los productos terminados, como también incrementar el volumen a comercializar. Esta remodelación permitió la elaboración de grasas industriales y automotrices.

Teniendo en cuenta el desarrollo urbano de Santa Cruz, en 1962 se puso en marcha una Planta de Destilación Primaria de 200 BPD, que se la ubicó en el Distrito Centro de Explotación. Posteriormente, en 1964, entró en funcionamiento otra Planta de Destilación Primaria de 3000 BPD. Posteriormente la Planta de Destilación Primaria de 200 BPD se trasladó a la localidad Puerto Villarroel a orillas del río Ichilo. El objetivo era abastecer con Gasolina, kerosén y Diesel Oil y Fuel Oil al Norte y Noreste del territorio boliviano. Entró en funcionamiento en 1966 y cerró sus operaciones en 1972.

En 1967 se iniciaron los estudios para la instalación de una nueva refinería en la ciudad de Santa Cruz. Considerando el crecimiento del área urbana, se vio por conveniente una nueva localización en la región de Palmasola, a 10 kilómetros de la ciudad. El primer trabajo consistió en la apertura de un camino que uniera la ciudad con la refinería a construirse. La construcción de esta refinería se concretaría en la década de los 70.

DÉCADA DE LOS 70

Ley general de hidrocarburos, contratos de operación, exploración, “División Santa Cruz”, exportación de gas a la Argentina, complejos refineros y de lubricantes, plantas procesadoras de gas, confirmación del Campo Vuelta Grande

Desde el punto de vista de YPFB, la década de los 70 corresponde en su mayor parte al período de gobierno del entonces Cnl. Bánzer, años 1971 a 1978.

En este período sucedieron hechos de mucha relevancia para la industria de los hidrocarburos y para YPFB, en particular, puesto que el gobierno dictó la Ley General de Hidrocarburos, se dio comienzo a la Exportación de gas a la República Argentina y se construyeron los complejos refineros y ductos que convirtieron a YPFB en la más importante empresa del Estado, tanto por sus actividades como por los aportes económicos que produjo.

Una de las medidas más importantes que se dio en la década de los 70 fue la "Ley General de Hidrocarburos", que introdujo en nuestra legislación el concepto nuevo de “Contrato de Operación".

Según este instrumento legal, YPFB, que por ley estaba facultada para el manejo total de la Industria de Hidrocarburos, podía compartir este privilegio con terceros, asociándose con empresarios privados que pusiesen el capital, la tecnología y personal especializado, por medio de un contrato de Operación.

Con esta ley se abrieron las puertas para la entrada al país de compañías extranjeras, que deseaban incursionar en actividades de producción y exploración que hasta ese momento eran exclusivas de YPFB.

Es así que desde la promulgación de la Ley de Hidrocarburos hasta fines de la década de los 70 ingresaron al país 13 compañías petroleras extranjeras que firmaron 20 Contratos de Operación para explorar y perforar en las zonas potencialmente petrolíferas del país.

Las inversiones realizadas por estas compañías contratistas, hasta fines de 1979, llegaron a 219.5 millones de dólares y descubrieron 4 nuevos campos: Tita, Techi, y Porvenir por parte de Occidental Boliviana y la Vertiente por parte de Tesoro Petroleum.

La característica esencial de estos contratos fue el que las compañías ponían el capital de operación a riesgo propio, YPFB les daba el área de proyecto exploratorio. Una vez que exploraban y descubrían hidrocarburos se pasaba a la etapa de explotación, entregando la compañía a la estatal petrolera un porcentaje convenido (45% Occidental y 50% Tesoro), tanto del gas como del petróleo producidos.

EXPLORACION

La actividad exploratoria en YPFB durante este tiempo se desarrolló a través de todo el territorio nacional con excepción de Beni y Pando. Fue la década de la Prospección Geofísica.

En 1972 en Gravimetría se registró una extensión arenal de 19.650 Km2, lo máximo registrado en Prospección Gravimétrica.

En 1976, se registraron 9.827 Km2 en Prospección Sísmica, con 7 brigadas: 2 por administración directa y 5 a contrato. El soporte técnico para la investigación exploratoria estuvo a cargo de un Staff constituido por 4 expertos extranjeros y 11 profesionales bolivianos.

Entre 1970 y 1979 se descubrieron los siguientes campos: Enconada, Palometas, Montecristo, Palacios, Cambeiti, Caigua, El Espino, Vuelta Grande, Espejos y Río Seco. También se desarrollaron los campos de La Peña, Santa Cruz y Palmar que habían sido descubiertos por la Bolivian Gulf.

DÉCADA DE LOS 80

Recesión en el país, años difíciles para YPFB , gobierno de Víctor Paz, nueva política económica, D.S. 21060, precios reales de los productos de YPFB , cuantificación y certificación de reservas, ductos, gasoducto al altiplano, redes de distribución de gas natural, proyecto Vuelta Grande, Bermejo X-44, proyecto Geotérmico Laguna Colorada.

La década comenzó con el golpe del Gral. Luís García Meza y el inicio de una inflación, que años más tarde, con el gobierno de Hernán Siles, se acentuaría hasta llegar a una hiperinflación.

Desde 1978 hasta 1982, se sucedieron gobiernos débiles, sin arraigo popular y, en la mayoría de los casos, provenientes de golpes militares. Ninguno de ellos ofreció al país programas alternativos de desarrollo. Con Siles Zuazo, la crisis llegó al máximo por las desacertadas medidas que tomó su gobierno. El país se hundió en una crisis recesiva que disminuyó la actividad industrial y comercial al máximo, provocando desocupación, especulación e incertidumbre.

Para YPFB fueron años negativos. La exploración petrolera disminuyó a niveles muy bajos por falta de fondos. La producción declinó. De los 47.293 BPD que se producían en 1974, bajó a 17.565 BPD en 1986. Al finalizar la década, la producción había repuntado ligeramente, registrando 19.929 BPD.

En el mercado interno, los productos eran entregados a precios por debajo de sus costos de producción y elaboración, para satisfacer el afán del gobierno de mantener precios políticos. Los precios diferenciales de carburantes, en frontera fueron suspendidos, lo que acentuó el contrabando, especialmente en las fronteras con Argentina y Brasil.

Ante la incapacidad del gobierno para dar soluciones al caos y al desorden, el Congreso le obligó a llamar a elecciones generales con un año de anticipación a lo que establece la ley. Fue así que, en 1985, asumió Víctor Paz Estensoro, por cuarta vez, la Presidencia de la República. De inmediato impuso una nueva Política Económica en el país, cuyos lineamientos más importantes fueron definidos en el Decreto Supremo No. 21060, que al ponerse en ejecución detuvo la hiperinflación y estabilizó la economía a costa del despido de miles de trabajadores bolivianos.

Para YPFB el DS No. 21060 contempló la descentralización de la Empresa mediante la creación de tres empresas subsidiarias dotadas de personería jurídica propia y de autonomía de gestión como ser:

1.- Empresa Petrolera del Oriente, con sede en Santa Cruz

2.- Empresa Petrolera del Sur, con sede en Camiri

3.- Empresa de Industrialización y Comercialización de Hidrocarburos, con sede en Cochabamba.

Este proyecto no pudo implementarse debido a las reacciones contrarias que varios sectores dentro y fuera de YPFB, dieron a conocer y a una evaluación que hizo la empresa, por la que se vio por conveniente no llevar a cabo dicho proyecto.

Sin embargo, la parte positiva de ese Decreto, para YPFB, fue el incremento sustancial de precios de sus productos que, en los hechos, significó dejar sin efecto la tradicional subvención que deterioraba la economía de YPFB, y, por otro lado, permitir un ingreso por venta de productos, bastante considerable, dando lugar a una mejor planificación de su economía.

Otro aspecto importante, para la economía del Estado principalmente, fue el de las Transferencias de Excedentes al T.G.N., que tuvo su origen en 1986, precisamente como consecuencia de los nuevo precios que permitían a YPFB recuperar sumas importantes, pero que no la beneficiaban directamente, puesto que, más de 65% de esta utilidad era transferida al Tesoro de la Nación, como excedente de utilidades.

Por exportaciones del gas natural a la Argentina, entre enero de 1983 y diciembre en 1985, YPFB facturó “Gas del Estado” al precio más alto jamás alcanzado: 4.4680 dólares por millar de pies cúbicos.

A mediados de la década, Yacimientos se constituyó en la empresa mas rentable de Bolivia y principal soporte de sus Cuentas Nacionales: la empresa transfirió recursos al TGN, entre 1985 y 1996, por un promedio de 375 millones de dólares anuales.

No obstante que, como ya dijimos, las condiciones eran muy restringidas para inversiones internas y éstas eran necesarias en exploración, explotación e industrialización, se emprendieron algunas obras y proyectos, siendo los más relevantes los siguientes:

Cuantificación y Certificación de Reservas de Gas (CCRG)

Este programa de la Gerencia de Exploración se lo realizó a requerimiento de los entes financiadotes dentro de las negociaciones para venta de gas al Brasil. Se contrataron, en 1983, los servicios de las compañías consultoras internacionales, JR Buttler y Petroleum Training and Technical Service PTTS para dos grupos de campos y se convocó a licitación pública internacional para otro grupo de tres campos importantes.

Otras obras de gran trascendencia:

* Proyecto trampas estratigráficas financiado por el BID en diciembre de 1984.

* Proyecto de Relevamiento aeromagnetométrico de sectores del Altiplano y la llanura Chaco Beniana en 1989, financiada con crédito de Inalpre.

* Mención especial merece la creación en 1987 de la Brigada Sísmica Portátil que hizo relevamiento en el área del Boomerang y que dio lugar, posteriormente, en los años 90, a descubrimientos como Carrasco, Katari y Bulo Bulo.

En Explotación algunos hechos importantes fueron:

* Período Preliminar de Explotación del Campo Vuelta Grande.

Debido a que la declinación de los campos, especialmente en petróleo y condensado, era tan grande que la producción apenas alcanzaba para el consumo del país, YPFB se vio obligado a habilitar el Campo Vuelta Grande a la producción nacional y, por esa razón, con recursos propios, puso en marcha el proyecto preliminar de explotación, en agosto de 1983. En ese tiempo, el campo tenía 13 pozos perforados, de los cuales 9 eran productores, 2 inyectores y 2 secos. Se produjo un promedio de 1.000 BPD de condensado y 20 MMPCD de gas natural que se incorporaron al gasoducto de exportación.

Con anterioridad se habían iniciado gestiones ante el Banco Mundial para conseguir un préstamo de 60 millones de dólares para desarrollo del campo, instalación de una planta de proceso de gas que permitiera reciclarlo y todas las facilidades en ductos e instalaciones necesarias.

Instalación planta procesadora de gas en Vuelta Grande:

Por otra parte se había convocado a licitación pública internacional para la Ingeniería del Proyecto de la planta de Gas, la misma que se adjudicó a la Cia. Trentham Corp., en febrero de 1983. Es importante observar que por primera vez, se utilizaría el sistema criogénico para conseguir un mayor rendimiento en la producción de gas licuado y de gasolina natural.

El convenio de préstamo con el Banco Mundial se firmó en septiembre de 1986, consiguiéndose un crédito por 15 millones de dólares a 40 años plazo y 10 años de gracia.

El montaje de la planta de gas se adjudicó a la compañía boliviana, Bolinter S.A., mediante licitación pública, la obra se inició en marzo de 1988 y concluyó un año después.

Ese año, la compañía, Scientific Sofware Intercomp, por encargo de YPFB, realizó un Estudio de Simulación Composicional del Campo Vuelta Grande, en base a los datos logrados durante el período de producción preliminar y cuyas recomendaciones fueron tomadas en cuenta para optimizar el proyecto.

Finalmente, la planta quedó en funcionamiento a mediados de 1989. Para el arranque se utilizó personal extranjero de la compañía Process Operator Internacional y personal calificado de la Gerencia de Producción, área Santa Cruz.

A fines de 1989, el campo Vuelta Grande producía 3700 barriles por día de condensado, la planta procesaba 92 millones de pies cúbicos por día de gas y obtenía 845 barriles por día de gasolina natural y 182 toneladas métricas por día de gas licuado, re-inyectando al yacimiento 75.6 millones de pies cúbicos por día de gas seco. Como datos finales del proyecto Vuelta Grande se puede decir que se habían perforado 26 pozos, de los cuales 17 eran productores, 7 inyectores y 2 secos. La inversión total del proyecto fue de aproximadamente de $us 79.300.000, de los cuales $us 62.400.000, corresponden a YPFB y el saldo $us.16.900.000, a un crédito del Banco Mundial.

Este proyecto, que desde su iniciación, con la perforación del primer pozo en 1978, hasta la puesta en marcha de la planta en 1989, duró más de 10 años en su materialización, tuvo el concurso de profesionales y técnicos de todas las gerencias de YPFB, así como con los contratistas en las diversas etapas del proyecto y con los organismos internacionales de crédito.

Perforación del pozo profundo Bermejo X-44

En 1986 se produjo el descubrimiento de tres nuevos reservorios que volvieron a darle vigencia al campo Bermejo. El pozo Bermejo X-44 fue el descubridor de estos yacimientos profundos, que según la Memoria Anual de YPFB en 1986, incrementarían las reservas nacionales en un 3 % de líquidos y 9,2 % de gas natural.

Ese año se realizaron trabajos que lograron revertir la acentuada declinación de la producción y se visualizó un mejor horizonte para 1987 y años subsiguientes.

Proyecto Geotérmico Laguna Colorada

En noviembre de 1987, se inauguró la perforación del primer pozo del proyecto geotérmico con el fin de utilizar vapor de agua en la generación de energía eléctrica.

Para su ejecución se contó con financiamiento del Gobierno Italiano del programa de Naciones Unidas para el Desarrollo y la contraparte nacional aportada por YPFB y ENDE, totalizando un monto de $us. 11.200.000. El sitio para la perforación fue ubicado en el extremo sur de Potosí, a 5000 metros sobre el nivel del mar, cerca de la frontera chilena. Hasta 1989, se habían perforado 4 pozos productores de vapor de agua y un inyector de agua para generar vapor.

Otros logros de explotación fueron:

* La iniciación de una política de utilización de Métodos de Recuperación Mejorada, en algunos campos, que sentó las bases para su ejecución a través de contratos con terceros, cumpliendo disposiciones vigentes.

* En Perforación se registró un nuevo record en cuanto a número de pozos perforados y metraje realizado durante 1987. Se perforaron 42 pozos; 36 por YPFB y 6 por las compañías contratistas. El metraje alcanzado en su totalidad fue de 86.013,3 metros de los cuales correspondieron a Yacimientos 69.072,3.

* El descubrimiento de nuevos yacimientos y campos, adicionó volúmenes considerables a las reservas nacionales de hidrocarburos.

Durante esta década se probaron y/o entraron en producción los siguientes campos: Huayco, San Roque, Humberto Suárez, Santa Cruz, Ñupuco, Villamontes, Boquerón, Cascabel, Mangales, Naranjillos, Sirari, Víbora, Warnes y Yapacaní.

En 1989 se firmó el primer contrato de producción con la Empresa Solpetrol, la misma que tomó a su cargo los campos de Buena Vista, Camatindi, Caigua y Sanandita, los mismos que devolvió a YPFB en enero de 1992.

Esta experiencia fue el preámbulo a contratos similares firmados con la Empresa Perez-Compac (Caranda y Colpa) y Pluspetrol (Bermejo, Toro y Tigre) entre 1989 y 1990.

Coordinación de las Gerencias de Explotación y Exploración en Sucre

En 1985, atendiendo requerimiento de las organizaciones de desarrollo e instituciones cívicas de Chuquisaca, que deseaban se instalara en la ciudad de Sucre una Gerencia Ejecutiva que regulara las actividades de exploración y explotación de los campos chuquisaqueños, el Directorio de YPFB accedió a crear una unidad de información de alto nivel con la finalidad de mantener un flujo de información técnica sobre las actividades y proyectos exploratorios y de explotación así como control de pago de regalías y proyectos industriales para el departamento de Chuquisaca.

Con este motivo se instaló, en oficinas de la refinería de Sucre, la coordinación GEP-GXG, que inmediatamente tomó a su cargo los requerimientos de información que la Superintendencia del Distrito de Chuquisaca había recibido de organizaciones locales como el comité cívico CODEINCA, La Corporación de Desarrollo CORDECH, la Asociación de Periodistas y otros que mostraron un interés inusitado por la actividad en campos chuquisaqueños.

En octubre de 1981 durante la Gestión del Ing. Arturo Cabrera, se creó la Dirección de Control de Contratos de Operación, con el fin de aglutinar todas las juntas de control en una sola unidad, y poder ejercer un control y fiscalización más eficientes de las operaciones de los Contratistas de Operación.

En cuanto a Ductos, durante la década que comentamos, siguiendo los requerimientos de los campos descubiertos y la necesidad de transportar hidrocarburos, donde se los necesitase, se realizaron varios proyectos entre los que podemos mencionar: Ampliación del Gasoducto de Exportación a la Argentina. En 1980 concluyó la ampliación de gasoducto Colpa-Yacuiba, con la construcción de dos plantas compresoras ubicadas en Caigua y Saipurú, con una potencia instalada de 11400 HP cada una. Esta obra posibilitó dar cumplimiento, al segundo contrato suscrito con la Argentina en 1976 e incrementar las exportaciones de gas a 216 MMPCD. El gasoducto tiene una longitud de 530 Km. y un diámetro de 24 pulgadas.

El diseño y construcción de las estaciones fue realizado mediante contrato con terceros; la coordinación y administración por parte de YPFB estuvo a cargo del Ing. Carlos Uría.

Gasoducto al Altiplano

Este gasoducto de 784 Km. de longitud, une las localidades de Río Grande (Santa Cruz) y Senkata ( La Paz). La idea de llevar gas natural al Altiplano mediante un gasoducto comenzó a desarrollarse a fines de 1978, como consecuencia de la creciente necesidad de sustituir hidrocarburos líquidos por gas, ante la evidente declinación de la producción de petróleo pesado, del cual se obtienen el diesel y el fuel oil, y por tratarse de un fluido menos contaminante.

El proyecto consideró la construcción del tramo Río Grande-Parotani con una longitud de 454 Km., un diámetro de 10 pulgadas y una capacidad de 31,5 millones de pies cúbicos día y la habilitación del oleoducto paralelo OCOLP 11 de 6 pulgadas entre Parotani y La Paz, como gasoducto. El costo total del proyecto fue de 98,6 millones de dólares; 60 millones financiados por el BID y el resto con recursos propios de YPFB. El gasoducto entró en operación en 1984. El diseño fue realizado por la compañía Omnium Techniques des Transpons par pipelines OTP de Francia. La construcción fue realizada por contrato con la compañía Protexta de México. Por YPFB, participaron en la construcción los ingenieros Germán Villarroel, José Navia, Alfonso Burgoa, Freddy Orellana, Ivan Rodríguez, Alfonso Leytón, Ramón Nava, Bernardo Sánchez de Lozada y Sr. Víctor Blacutt. En lo administrativo los licenciados Andrés Padilla y Jaime Chávez.

Poliducto Cochabamba Puerto Villarroel

Tiene por objeto transponer productos derivados del petróleo desde la refinería de Cochabamba, hasta Puerto Villarroel sobre el río Ichilo, para facilitar su traslado por vía fluvial hasta Trinidad, Guayaramerin, Riberalta y Cobija y provincias del Chapare y Carrasco de Cochabamba. El proyecto costó aproximadamente 8 millones de dólares.

Los productos que se transportan son: Gasolina, Gas Licuado, Gasolina de Aviación 100/130 octanos, Jet Fuel y Diesel Oil; sus características son: Longitud 229 Km. diámetro 3,5 pulgadas y capacidad 2000 barriles por día. Cuenta con tres estaciones reductoras de presión en Pampa Tambo 63 Km., Santa Isabel 145 Km. y Lima Tambo 157 Km., debido a que el poliducto va de 2810 metros sobre el nivel del mar, a 289 metros que corresponden a Villa Tunari.

La construcción de este poliducto merece un comentario especial respecto a la cantidad de ríos y quebradas que se tuvieron que atravesar, 62 puentes colgantes con una longitud total de 3447 metros. Para los cruces de mayor longitud se adosó la cañería a los puentes de la carretera en una cantidad de 13 y una longitud total de 2082 metros. El Poliducto inició sus operaciones en el año 1989.

Otros ductos de importancia construidos durante este período fueron:

Gasoducto Sucre-Potosí, para transporte de gas a los complejos Karachipampa y La Palca. Tiene una longitud de 114 Km., diámetro 4,5 pulgadas y 7.3 millones de pies cúbicos día de capacidad. Una vez construido se lo usó en pequeña escala puesto que las plantas de Karachipampa y La Palca seguían paradas.

Gasoducto Villa montes -Tarija -El Puente, permite el transporte de hasta 2.5 millones de pies cúbicos por día, a la ciudad de Tarija y la localidad de El Puente, para usos industriales y domésticos, mediante una línea de 275 kilómetros de longitud y 4.5 pulgadas de diámetro, y cuyo costo fue de aproximadamente 6.8 millones de dólares.

Poliducto Villamontes-Tarija, entró en operaciones en 1989 y permite abastecer regularmente a la ciudad de Tarija, con 1650 barriles por día de gasolina y otros derivados de petróleo, reemplazando el sistema de abastecimiento por carretera. Su costo fue de aproximadamente 7.8 millones de dólares.

Oleoducto Víbora-Cascabel-Sirarí-Yapacani-Caranda, comenzó a operar en 1989. Tiene por objeto recolectar y transportar el petróleo que se produce en los campos de área llamado Boomerang, ubicado al norte de Santa Cruz hasta la refinería de Palmasola mediante una línea de 118 km.

El tramo Yapacaní-Carattda fue diseñado y construido por la división de ductos de la Gerencia Industrial y los tramos Víbora-Cascabel-Sirari–Yapacani por la Gerencia de Producción a través de empresas contratistas.

En la actividad comercial es de destacar algunos logros importantes. En 1984, la Gerencia Comercial, creó la Dirección de Proyectos, Redes de Distribución de Gas Natural, cuya finalidad era la realización de Estudios Técnicos para la distribución de gas natural en el país.

En 1985, se prepararon los siguientes estudios: Bases para el Diseño de Redes de Distribución, Sistema Tarifario, Estudio de áreas de cooperación y provisión de materiales, Estudio de sustitución de Hidrocarburos líquidos por Gas Natural, Estudio de Mercado.

El mismo año se materializó, como proyecto piloto, la construcción del gasoducto domiciliario de la Urbanización California en la ciudad de Santa Cruz. En los años subsiguientes, el proyecto recibió un significativo impulso en sujeción a la política de sustitución de líquidos por gas natural que sustentaba la empresa.

Un suceso de trascendencia en 1986 fue la conmemoración del Cincuentenario de la Creación de YPFB.

En 1988 la Gerencia Comercial inició una renovación de estaciones de servicio, modernizando las de YPFB y dando normas arquitectónicas de construcción para las nuevas a construirse.

Finalmente, en los últimos años de la década, el sector hidrocarburos se volvió a constituir en factor fundamental del desarrollo nacional, como generador de divisas y mayor aportante de ingresos al Tesoro General de la Nación: más del 43 % de todos sus ingresos.

Un hecho importante dentro de la organización de la Empresa se dio con la promulgación del D.S. No.21938 del 13-V-88, por el que se reinstituyó la Presidencia Ejecutiva, abolida en 1969, y se crearon las Vicepresidencias de Operaciones y de Administración y Finanzas dentro de la estructura empresarial de YPFB. Se nombró al Ing. Alfonso Romero Loza como Presidente Ejecutivo, al Ing. Jorge Flores López como Vicepresidente de Operaciones y al Dr. Mauricio González S., como Vicepresidente de Administración y Finanzas.

Adicionalmente se desdobló la Gerencia de Explotación creándose en su lugar la Gerencia de Producción y la Gerencia de Perforación. La Dirección de Planeamiento fue ascendida al rango de Gerencia.

PERIODO: 1990 A JULIO 1993

“Borrón y cuenta nueva”, crisis mundial del petróleo, descubrimientos importantes, campos: Carrasco, Katari, Tundy.

En esa etapa de la vida de YPFB, se observan dos actitudes respecto al destino de la Empresa, que corresponden a dos períodos de gobierno: El del Acuerdo Patriótico entre 1990 a julio de 1993 y el de Gonzalo Sánchez de Lozada desde Agosto de 1993 hasta 1997.

Respecto al sector energético existen algunos hechos y convenios que influyeron decisivamente en la política impresa en YPFB y que son los siguientes:

En noviembre de 1989 se firmó en Buenos Aires el convenio "Borrón y Cuenta Nueva", acuerdo político para equilibrar la balanza de pagos, pero perjudicial para YPFB. La deuda de Gas del Estado Argentino a YPFB era, en ese tiempo, mayor a 300 millones de dólares por concepto de venta de gas a ese país, y debido a ese convenio, quedó cancelada contra otra deuda mayor, pero a largo plazo, del Estado boliviano al argentino. Esta última era una deuda negociable y pasible de recompra con el tiempo. Esa mala transacción privó a YPFB de recursos frescos necesarios para avanzar en sus proyectos.

Aparentemente, uno de los motivos para la firma de ese convenio fue el conseguir que se continuara con la venta de gas a la Argentina, por 10 a 20 años más, cosa que no sucedió, ya que a la terminación del contrato, en mayo de 1992, se aceptó un contrato de 20 meses solamente, a un precio arbitrariamente bajo, impuesto por el comprador, que más adelante, serviría de referencia en las negociaciones del precio con Brasil. Posteriormente, se lograron nuevos contratos de venta por períodos más largos.

Negociaciones de venta de gas al Brasil

Desde los años 70 este había sido un tema que preocupó al gobierno, a la prensa y a expertos en la materia; sin embargo, entre 1987 y 1989, se desvió la atención hacia un proyecto de instalación de una planta termoeléctrica en Puerto Suárez para la venta de energía eléctrica a las poblaciones fronterizas de Brasil, descuidando el proyecto principal que era llegar con gas a San Pablo. Recién después de mayo de 1992 se tomó la dirección correcta, al visitar el país personeros del gobierno brasileño y de Petrobrás.

La crisis mundial del Petróleo de Agosto de 1990, debido a los conflictos en el Medio Oriente, influyó negativamente en YPFB. El precio del barril de petróleo subió de 14 a 25 dólares y para YPFB, que debía pagar el petróleo que compraba a los Contratistas y, además pagar impuestos y regalías en base al precio internacional del petróleo árabe ligero, representaba una sangría; por otra parte, los insumos en equipos y repuestos que compraba los tenía que pagar a precios mayores.

Sin embargo, gracias a los trabajos de exploración realizados en los últimos años del 80, a principios de la década del 90 se descubrieron campos de gran importancia como ser Carrasco, Junín, Cobra, Puerto Palos, Tundy y Katari. Estos logros de exploración y perforación, que significan un aporte valioso en producción, requieren la construcción de oleoductos, gasoductos y la ampliación de plantas de proceso.

El descubrimiento del campo Carrasco, en Cochabamba obligó a que la Gerencia Industrial dispusiera el estudio y construcción del Oleoducto Carrasco-Caranda y del Gasoducto Carrasco-Yapacaní-Colpa que se pusieron en operación en los años 93-94.

En cuanto a la ampliación de plantas y facilidades de producción, la Gerencia de Producción tomó a su cargo esta responsabilidad. En San Roque, se amplió la planta de proceso a fin de extraer gasolina natural, estabilizar condensado y comprimir gas de baja presión, además se continuó con la perforación de pozos de desarrollo.

En Vuelta Grande, se trabajó en el Proyecto de Optimización de la Planta con el objeto de conseguir mayor recuperación de gas y condensado.

En Víbora, se avanzó en el diseño de la Planta de Reciclaje de Gas Natural y se continuó con la perforación de pozos de desarrollo.

En Carrasco, los proyectos más importantes estuvieron orientados a su habilitación como centro de producción. Se perforaron pozos de desarrollo y se implementaron los sistemas de proceso, almacenaje y líneas de recolección y transporte.

En cuanto a la comercialización externa, se observó una declinación da 46% en relación a años anteriores, debido a la vigencia de los nuevos precios de venta de gas exportado a la Argentina, como emergencia de la conclusión del contrato firmado veinte años atrás y la suscripción de otro nuevo bajo condiciones muy diferentes.

PERIODO AGOSTO 1993 -1996

"plan de todos", plan de emergencia, actividades de exploración, explotación, industrialización, transporte y comercialización, nuevos contratos de operación, oleoducto Carrasco-Cochabamba, exportación de gas natural, capitalización de YPFB.

Este período se caracteriza por la asunción de Gonzalo Sánchez de Lozada a la Presidencia de Bolivia y la aplicación de su "Plan de Todos". Este es el programa de gobierno que sienta las bases para iniciar la privatización de las empresas estatales en Bolivia, a través de la “Capitalización”.

Para YPFB, así como para las otras grandes entidades estatales este hecho significó un cambio substancial en la política empresarial, que transformó a la Empresa estatal en otra de economía privada.

La política privatizadora de Sánchez de Lozada difundía este argumento: “Para tener una empresa eficiente, YPFB buscará socios estratégicos que puedan aportar capitales equivalentes al activo de la Empresa. Una vez conformada las sociedades con estos socios, que tendrán a su cargo el manejo de las mismas, el Estado distribuirá entre todos los bolivianos mayores de 18 años, acciones de la sociedad que equivaldrán al valor del 50% de dicha sociedad”. Y, a nombre de la empresa, decía: “Es deseo de YPFB llegar a la capitalización en las mejores condiciones posibles, mostrando tener buenas reservas de hidrocarburos y mercados asegurados para los mismos”.

Sin embargo, Sánchez de Lozada no dijo que la Capitalización significaba perder el control de la producción de hidrocarburos y la propiedad de los mismos.

Coherente con el proceso privatizador, durante este período, YPFB adoptó un Plan de Emergencia para hacer más atractiva la venta de sus activos.

Los objetivos del plan fueron los siguientes:

* Incrementar la producción nacional de líquidos, para alcanzar y luego superar los 30.000 BPD.

* Acelerar la ejecución de los proyectos de exploración en la mayoría de los departamentos del país.

* Promover la inversión de las empresas contratistas en exploración y desarrollo de campos descubiertos.

* Concluir a la brevedad posible el tendido y puesta en marcha del gasoducto Carrasco-Colpa, a fin de evitar la quema indiscriminada de gas, así como del oleoducto Carrasco-Caranda y otros ductos menores.

* Incentivar el consumo del gas natural en todo el territorio nacional.

* Ampliar los plazos de venta de gas a la República Argentina.

* Perfeccionar el contrato de venta de gas que existe con Brasil, en cuanto a volúmenes y precios se refiere.

* Analizar las posibilidades de comercializar gas, en un futuro, a Chile y Paraguay.

* Optimizar el almacenamiento y la distribución de carburantes en el país.

* Acelerar el proceso de capitalización de la Empresa.

A lo largo de los primeros 3 años, estos objetivos fueron cumplidos en su mayoría, tal como se puede apreciar a continuación:

EXLORACIÓN

* YPFB ha descubierto cuatro campos importantes, Patujusal, Los Cusis, Churumas y Bulo Bulo (yacimientos profundos); además de los descubrimientos en Ñupuco (“joint venture" con Diamond Shamrock) y los de Palo Marcado e Ibibobo de la empresa Tesoro, así como Paloma de la empresa Maxus.

Actividades exploratorias desarrolladas por departamentos:

SANTA CRUZ: Se descubrieron los campos de Patujusal y Los Cusis. Desarrollo de la campaña sísmica en el bloque Sara.

CHUOUISACA: Se inició en fecha 31 de Octubre de 1994, la perforación del pozo Cumandairenda-XI, el mismo que resultó seco.

ORURO: Las firmas DIGICON y GMT concluyeron los programas de sísmica en el altiplano central (que también incluía al Departamento de Potosí), durante noviembre de 1993. A fines de 1995 se inició la perforación del pozo Santa Lucia-XI, el mismo que resultó seco y fue abandonado el 30-04-96.

POTOSI: Se inició, el 19 de Abril de 1995, la perforación del pozo Colchani XI, el mismo que resultó seco.

TARIJA: Se concluyó exitosamente la perforación del pozo Churumas-X2, descubriendo un nuevo campo. Se realizó el relevamiento geológico estructural en el anticlinal de Iñiguazu. El 16 de Enero de 1995, se comenzó la perforación del pozo Iñiguazu-X4 el mismo que fue abandonado por improductivo el 24-03-96. Mediante un contrato" joint venture" con Diamond Shamrock, se descubrió gas y condensado en el pozo ÑUP–X101.

COCHABAMBA: Se perforó un pozo en Ivirza, que resultó seco y se terminó el pozo de avanzada BBL-X8 en la estructura de Bulo Bulo, el mismo que amplió las reservas del campo. Se han realizado trabajos de levantamiento geológico en secciones de Selly entre Saipina y Aiquile.

LA PAZ : Se concluyó la perforación del pozo Tacuaral-X1 abandonado como pozo seco. Se inició la perforación de un segundo pozo en esta estructura el 3 de Mayo de 1995, el mismo que a fines de 1996 llegó a 4.100 metros de profundidad.

EXPLOTACIÓN

Desde Agosto de 1993, la producción de líquidos (petróleo, condensado y gasolina natural) se fue incrementando paulatinamente.

En el período Agosto-Diciembre de ese año se promediaron 26.929 BPD. En 1994 la producción se incrementó a 28.918 BPD para alcanzar en 1995 los 31.762 BPD.

Durante 1996, se obtuvieron las mayores producciones de líquidos de los últimos 17 años. El promedio Enero-Agosto de este año registró 33.000 BPD de líquidos, de los cuales 21.500 BPD corresponden a YPFB y 11.500 BPD a las contratistas.

La producción de Gas Licuado de petróleo (GLP) también acusó un incremento considerable. En 1993 se produjeron 1034 m3/d, en 1994 se incrementó la producción a 1.081 m3/d, en 1995 a 1.286 m3/d para alcanzar 1.325 m3/d en los primeros siete meses de 1996.

Se habilitaron los nuevos equipos para re-acondicionamiento y reparación de pozos.

Se inauguró la Planta de Gas de Carrasco, y de esta forma se empezó a recuperar gasolina natural y GLP, así como reinyectar gas residual al yacimiento. También se eliminó la irracional quema de gas en este y otros campos vecinos al haberse habilitado el gasoducto Carrasco-Colpa, en Diciembre de 1994.

Se terminó la construcción de las plantas de gas de Víbora y Yapacaní, que permiten el tratamiento del gas para recuperación de gasolina natural y GLP así como la re-inyección de gas residual en los yacimientos. Y se concluyó la ampliación de la planta de gas de San Roque.

Se planificó la intensificación de las perforaciones de pozos en los campos de Carrasco, Katari, Víbora, Patajusal y los Cusis con el objeto de desarrollar los campos e incrementar la producción.

Industrialización y Transporte

A fines de 1993, se concluyó la ampliación de la refinería de Palmasola, incrementando su capacidad de refinación de 15.000 a 20.000 BPD.

Se concluyó el estudio de factibilidad económica e ingeniería financiera del gasoducto Santa Cruz-Trinidad, para evaluar el mercado potencial en un período de 20 años.

En Abril de 1995, se concluyó el tendido del ramal Itaguazurenda-Charagua, con el fin de abastecer de gas a dicha población.

En Diciembre de 1994, se terminó la construcción del gasoducto Carrasco-Víbora-Yapacaní-Colpa de 190,5 Kms. de extensión, que permitirá recuperar todo el gas que se produce en la región.

El 4 de septiembre de 1996 se firmó, en Cochabamba, el contrato con la firma Protexa para la construcción del oleoducto Carrasco-Cochabamba, que permitirá llevar el crudo producido por los campos del Chapare cochabambino (Carrasco, Katari, Bulo Bulo, Surubí y Paloma) a la refinería Gualberto Villarroel.

COMERCIALIZACIÓN

Las ventas de productos se incrementaron permanentemente entre 1993 y 1996. Los promedios diarios (incluyendo la importación de diesel oil) fueron los siguientes:

1993 (Agosto -Diciembre): 26.448 BPD

1994: 27.843 BPD

1995: 30.918 BPD

1996 (Enero -Julio): 32.431 BPD

Se intensificó la venta de gas natural en el mercado interno al haberse terminado el tendido de redes de distribución de las ciudades de El Alto, Potosí y Oruro. Asimismo, se fomentó el consumo de GLP en todo el país. Se inició una campaña dedicada a explicar las bondades del uso del GNC (gas natural comprimido) en vehículos. La demanda de gas natural se incrementó de 83,1 MMPCD en 1993 a 104,0 MMPCD en el periodo Enero-Julio de 1996.

EXPORTACIÓN DE GAS NATURAL A BRASIL

Si bien ya en la década de los sesenta se empezó a considerar la posibilidad de venderle gas a Brasil, fue recién el 22 de marzo de 1974, que los presidentes de ambos países, Hugo Bánzer y Ernesto Geisel, suscribieron en Cochabamba un "Acuerdo de cooperación y complementación Industrial" por el que se abrió por primera vez la posibilidad de comercializar 240 millones de pies cúbicos de gas por día a Brasil. Posteriormente, en Octubre de 1978, fue firmada una nueva acta de intenciones la misma que incrementaba a 400 millones de pies cúbicos diarios, el volumen de gas a exportarse. Ninguno de los proyectos llegó a prosperar por diferentes motivos: desde la oposición que vino de todos los sectores, personalidades, partidos políticos, sindicatos, universidades y hasta algunos sectores militares, hasta la dificultad de Brasil de nivelar su balanza de pagos debido al imprevisto alza en el precio del petróleo que importaba, provocado por la OPEP, y la no justificación, por parte de Bolivia, de reservas probadas de gas suficientes para satisfacer -no solo este proyecto- sino el de exportación a la Argentina y el posible incremento en la demanda nacional, basado en fantasiosas proyecciones y proyectos petroquímicos que jamás se cumplieron.

El 9 de Febrero de 1984, los presidentes Siles Zuazo y Figuereido renegociaron el proyecto de compra-venta de gas fijándose límites de entre 240 y 400 millones de pies cúbicos diarios. Sin embargo, en esta ocasión tampoco se llegó a un acuerdo mutuamente satisfactorio con el precio.

Posteriormente, en 1986, durante el gobierno de Víctor Paz Estenssoro, se planteó el Programa de Integración Energética "PIE", que básicamente contemplaba la venta de energía eléctrica en frontera, mediante la instalación de una planta termoeléctrica en Puerto Suárez, y la venta de polietileno y úrea, mediante la instalación de un complejo petroquímico en esta misma frontera. El PIE fue negociado durante tres años hasta que finalmente, en Julio de 1989, se firmaron los acuerdos Paz-Sarney. Pero Petrobrás no viabilizó el proyecto.

En 1991, Brasil decidió que ya era tiempo de cambiar su altamente contaminante matriz energética -fuel oil- debido a la ola ecológica que se iba imponiendo en el mundo, y reemplazarla por otra que fuera más limpia y económicamente atractiva. Es así que, ante la imposibilidad de desarrollar sus propias reservas gasíferas en el corto plazo, Brasil volcó sus ojos hacia Bolivia. De esta forma, el 26 de Noviembre de 1991, los ministros de energía de Bolivia y Brasil, firmaron una carta de intenciones sobre el proceso de integración energética entre ambos países estableciendo:

* Volumen inicial a comercializarse: 8 millones de metros cúbicos por día con la previsión de incrementarse hasta 16 millones en función a la evolución del mercado brasileño.

* La fijación de fechas tope para definir la ruta del gasoducto y la firma del contrato de compra venta.

* El interés de Petrobrás de participar en la exploración y posterior operación de las estructuras de San Alberto y San Antonio en el departamento de Tarija, así como participar en la distribución de derivados de petróleo en el mercado interno boliviano.

En marzo de 1992, se definió la ruta de gasoducto. En agosto se firmaron varios documentos entre los que se incluía un contrato preliminar para la suscripción de un contrato de compra-venta de gas natural entre YPFB y Petrobrás. Dicho documento establecía las bases de la transacción, 20 años de duración, 8 millones de metros cúbicos por día que se duplicarían después de cinco años, ducto de 28" de diámetro y precio de 90 cts. de dólar el millón de BTU's.

De esta forma se aseguraba el mercado brasileño para el gas boliviano, se aseguraba la presencia de Petrobrás en la exploración, explotación y transporte de hidrocarburos producidos en territorio boliviano, así como también se aseguraba la intervención de subsidiarias brasileñas en la comercialización de productos hidrocarburíferos en el mercado interno boliviano. Se establecía a Bolivia como país de libre tránsito para el abastecimiento a Brasil de gas natural procedente de terceros países y se daban por concluidos los compromisos energéticos asumidos en el pasado. Sin embargo, no se definió la estructura de propiedad del gasoducto. El contrato de compra-venta fue firmado el 17 de febrero de 1993 por los presidentes Paz Zamora y Collor de Mello y se dieron un plazo de 18 meses para conseguir el financiamiento.

Para lograr un respaldo económico para el financiamiento de la obra, los organismos financieros condicionar tanto a Petrobrás como a YPFB a incorporar participación privada en el proyecto.

Es así que YPFB eligió a ENRON como su socia, mientras que Petrobrás se asociaba a la BTB (BHP, Tenneco y British Gas).

Las partes se reunieron nuevamente el 17 de agosto de 1994, pero solo pudieron firmar un adendum que definía:

* La necesidad de incrementar el volumen de gas a ser transportado para hacer el proyecto atractivo, lo que a su vez implicaba la necesidad de ampliar el diámetro del tubo a 32".

* La certeza de que el gasoducto llegaría hasta San Pablo en una primera etapa, y que los tramos siguientes serían analizados a la brevedad posible.

* La estructura de propiedad del ducto. De esta forma Petrobrás dispondría de una participación del 15% en la sección boliviana y un 80% en la sección brasileña. A su vez YPFB dispondría de una participación del 85% en la parte boliviana y un 20% en la sección brasileña. Ambas partes estaban facultadas de ceder a sus socios las participaciones que consideran convenientes.

Es así como en Diciembre de ese año, la propiedad del ducto quedó definida de la siguiente manera: En el lado boliviano, Petrobrás 9%, Consorcio BTB 6%, YPFB 51% y ENRON 34%. En el lado brasileño, Petrobrás 55%, BTB 25%, YPFB 12% y ENRON 8%. Se decidió está distribución basados en que sólo un sexto del ducto está en territorio boliviano.

El 17 de agosto de 1995, nuevamente se reunieron YPFB y Petrobrás para definir el proyecto, firmando un segundo adendum y postergando nuevamente por un año la firma del convenio definitivo. En esta ocasión las partes acordaron que Bolivia deberá suministrar gas natural para el abastecimiento de los mercados industriales, de transporte, uso comercial y doméstico, para las regiones sur y sudeste, así corno el estado de Matto Grosso do Sul, por lo que el tubo se prolongaría hasta Porto Alegre y los volúmenes se incrementarían paulatinamente desde 8 hasta 16 millones de metros cúbicos diarios de acuerdo a un cronograma. También se estableció una escala de precios a pagarse por el gas natural para uso industrial y doméstico, que partiendo de 0,95 dólares el millón de BTU's, el primer año, llegue a los 1,06 dólares el vigésimo año. Los precios serán revisables cada año porque estarán en función de una fórmula basada en los precios de una canasta de fuel oil. También se contempló reuniones cada cinco años para analizar la evolución del mercado mundial de energéticos y reajustar el precio según la evolución de dicho mercado.

Ante la excesiva demora en el proyecto, Petrobrás ofreció financiar parte del ducto en territorio boliviano pagando por anticipado el transporte de gas, para que con esos recursos pudiera iniciarse la obra a la brevedad posible.

El 5 de agosto de 1996, Bolivia aceptó la oferta brasileña formalmente y firmó el convenio de liberación de aranceles para el proyecto. El 16 de ese mes, las negociaciones concluyeron con la firma de los contratos de compra-venta, financiamiento y construcción "Llave en mano" del gasoducto. El día 4 de septiembre de ese año, en Cochabamba, los presidentes de YPFB, Arturo Castaños y de Petrobrás, Joel Renno, firmaron los contratos finales de construcción del gasoducto y transporte de gas estableciéndose oficialmente que la obra debería ser concluida en 28 meses. En el acto estuvieron presentes Gonzalo Sánchez de Lozada, presidente de Bolivia y Henrique Cardoso, presidente de Brasil, así como los cancilleres y secretarios de energía de ambos países. De esa forma culminaron veintidós años de negociaciones para conseguir el negocio más grande que se propuso Bolivia y la mayor obra energética del continente.

El ducto parte de la planta de Río Grande (Santa Cruz) y después de pasar por las localidades de Puerto Suárez, Corumbá, Campo Grande, Campinhas, etc. llegará a San Pablo con un ramal hasta Porto Alegre, atravesando así la parte más ancha del continente sudamericano. Tendrá una extensión total de 3.150 Kms. (de los cuales 557 Kms. están en territorio boliviano).

OTROS PROYECTOS

Durante este período de tiempo, se firmó un memorando de entendimiento con la empresa BHP y la estatal chilena ENAP para estudiar una posible exportación de gas a Chile.

CAPITALIZACIÓN DE YPFB

Para el proceso de privatización de los hidrocarburos se tomaron en cuenta los siguientes criterios:

* Existen en Bolivia ocho zonas geológicas de interés petrolero cuyas extensiones suman 53,467,470.5 Hectáreas (zona tradicional y no tradicional) . De estas áreas de interés petrolero, 3,170,621 Hectáreas (5,93% del territorio hidrocarburífero potencial) se encuentran bajo algún tipo de actividad hidrocarburífera.

El proceso de capitalización planteaba que YPFB tendría varias atribuciones y sería una compañía estatal Corporativa:

* Administraría las refinerías, los poliductos y se encargaría de la comercialización de hidrocarburos y productos al por mayor.

* Se encargaría del manejo del mapa nacional para el otorgamiento de áreas de exploración a compañías interesadas por medio de licitaciones públicas y firmaría Contratos de Riesgo Compartido con las adjudicatarias.

* Mantendría sus obligaciones contractuales de proveer gas natural a los mercados de exportación como ser Argentina y Brasil, así como la supervisión y fiscalización del "upstream".

* Prestaría servicios a las compañías capitalizadas, en actividades tales como perforación, Tecnología Petrolera, Servicios Aéreos, Procesamiento Sísmico, Seguridad Industrial, Control Ambiental, etc.

El día 5 de Diciembre de 1996 se realizó la apertura de las ofertas realizadas por los potenciales “socios estratégicos” (léase compradores), cuyo resultado final fue:

VER CUADRO 0

LA SITUACIÓN ACTUAL

Efectivamente las reservas de hidrocarburos se incrementaron significativamente luego de la Capitalización. En 1997, por ejemplo, Bolivia tenía reservas de gas natural certificadas (probadas y probables) por un total de 5.69 TFCs, a principios de 2004 éstas suman 54.9 TCFs. La importante diferencia radica en que el proceso dejó como resultado la privatización del gas natural y el petróleo bolivianos: son las empresas operadoras (14 empresas transnacionales en el Upstream), gracias a la ley de hidrocarburos 1689, las propietarias de estos recursos.

Hoy, de todas las atribuciones que se prometían otorgar a YPFB, la estatal petrolera únicamente administra los Contratos de Riesgo Compartido que el Estado Boliviano tiene firmados con las Empresas Transnacionales y está fuera de cualquier participación en la cadena de producción de los hidrocarburos.

DATOS Y CIFRAS DEL SECTOR

Debido a que YPFB no participa directamente en la producción de hidrocarburos, la información que presenta se refiere a la dinámica del sector en términos generales.

Estos datos permiten contar con los elementos básicos para analizar el comportamiento de las Empresas Transnacinales que participan en la explotación, producción y comercialización del petróleo y del gas bolivianos.

INFORMACIÓN GENERAL DEL SECTOR DE HIDROCARBUROS

1º DE ENERO DE 2005

Contratos (VER CUADRO 1)

Todos los Contratos de Riesgo Compartido están suscritos entre una Empresa Transnacional y el Estado Boliviano. A través de ellos, Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos queda al margen de cualquier participación en la cadena de producción hidrocarburífera.

Pero, además, mediante los Contratos de Riesgo Compartido las Empresas Transnacionales asumen la propiedad de todo el gas y el petróleo y sus derivados que puedan obtener por sus actividades.

EMPRESAS AFILIADAS A LA CÁMARA BOLIVIANA DE HIDROCARBUROS

VER CUADRO 2

La Cámara Boliviana de Hidrocarburos fue creada el 20 de agosto de 1986. Es la institución que agrupa a todas las empresa -nacionales o extranjeras- que realizan cualquier tipo de operaciones en el sector de los hidrocarburos.

La división de las empresas afiliadas corresponde al tipo de actividad que desarrollan:

- Upstream

- Downstream

- Servicios y suministros

INVERSIÓN EXTRANJERA

Millones de Dólares (VER CUADRO 3)

TERRITORIO AFECTADO (VER CUADRO 4)
PRODUCCIÓN (VER CUADRO 5)
RESERVAS PROBADAS Y PROBABLES (VER CUADRO 6)
EXPORTACIÓN (VER CUADRO 7)
PRECIO (VER CUADRO 8)

AdjuntoTamaño
cuadro0.png14 KB
cuadro1.png9.78 KB
cuadro2.png2.83 KB
cuadro3.png3.73 KB
cuadro4.png8.29 KB
cuadro5.png8.81 KB
cuadro6.png3.44 KB
cuadro7.png7.74 KB
cuadro8.png3.4 KB