Usted está aquí

Una reforma con pocas luces: Privatización del sector eléctrico boliviano

Carlos Arze Vargas

Pablo Poveda Ávila

Ed. CEDLA / 2006

La reforma del sector eléctrico en Bolivia no fue un hecho aislado, se enmarcó en un contexto nacional e internacional que vale la pena destacar para entender sus resultados sobre uno de los servicios públicos más consumido por quienes tienen acceso a luz eléctrica y aún anhelado por la población boliviana que no lo tiene.

La crisis energética de principios de la década del setenta, generada por la pugna de la renta petrolera entre los países productores y las empresas, provocó fuertes aumentos del precio del petróleo, obligando a una reestructuración del sector que desarrolló nuevas tecnologías en base al gas natural, como sustituto del petróleo, una fuente de energía primaria para la generación eléctrica. Esto también obligó a llevar adelante privatizaciones y profundos cambios en los marcos regulatorios de Estados Unidos y Europa, y que luego, en la década del noventa, se generalizaron en el resto del mundo. Los cambios en la región de Latinoamérica abarcaron al conjunto de la economía, los que fueron condicionados a la renegociación de la deuda externa.

La insostenibilidad de los pagos por parte de los países deudores obligó a la banca internacional a exigir cambios estructurales en las economías, que no sólo compensaban sus pérdidas, además buscaban garantizar futuras rentabilidades a las inversiones de capital privado. La afluencia de los “petrodólares” a la economía, producto del alza de los precios del petróleo, fue el mecanismo que permitió pasar la factura de la crisis energética de los países desarrollados al resto de la economía. Fue así que los países deudores se vieron obligados a privatizar y liberalizar los mercados. Estos cambios fueron acompañados por un barniz ideológico que mostraba al mercado como el mejor asignador de recursos y a la libertad económica como el mejor mecanismo para lograrlo. De esta manera, se desacreditó cualquier intención de los Estados en pretender involucrase en actividades productivas, señalándolos de ineficientes e improductivos. A partir de entonces, la empresa privada pasó a ser el sector protagónico de la economía.

Esta investigación muestra cómo se desarrolló este proceso de reforma en el sector eléctrico boliviano, en el que la política que vela por la rentabilidad de las inversiones, genera resultados contradictorios. Es evidente el aumento de la capacidad técnica y administrativa de las empresas guiadas por la eficiencia económica; sin embargo, las metas de rentabilidad marginan de la cobertura del servicio eléctrico a los sectores de bajos ingresos que no pueden pagar los servicios, principalmente del área rural, acudiendo a energéticos primarios como la taquia o la leña.

Ante esta situación, este trabajo se constituye en una guía para la urgente reflexión en torno al papel de las inversiones extranjeras y sus impactos tanto en la economía nacional como en la vida cotidiana de los trabajadores, campesinos e indígenas, sobre todo tratándose del sector eléctrico —un servicio básico— como otros que atañen directamente a la mejora de la calidad de vida de la población

Carlos Arze Vargas
Ex-DIRECTOR EJECUTIVO - CEDLA

Contiene:

  • Antecedentes
  •  Privatización del sector eléctrico
  •  Evolución del sector eléctrico

 

AdjuntoTamaño
Icono PDF una_reforma_con_pocas_luces.pdf17.63 MB

Categorías: 

Tipo de registro: 

Zircon - This is a contributing Drupal Theme
Design by WeebPal.